La lucha por la independencia de Catalunya

on

Aunque no se trata del principal problema que afronta como nación, España o al menos su gobierno central tiene presente diariamente un hueso que es muy duro de roer en cuanto a su convicción de independencia: la Comunidad de Catalunya.

Es un conflicto que se encuentra presente desde hace casi 100 años, y las razones que motivan que los catalanes deseen emanciparse son las mismas que desde la iniciación del conflicto con España.

Esto quiere decir que las generaciones actuales han heredado el mismo sentimiento del que disponían sus antepasados, y si analizamos detenidamente las razones de querer independizarse, quizás tenga algo de sentido.

En primer lugar, se sentían marginados por disponer de una lengua adicional al castellano: el catalán, lo que en palabras de los locales, quiso llevar al gobierno central a suprimir la costumbre de hablar este segundo idioma.

Consecuencia de esto, es que una porción considerable de los catalanes no siente que tenga la ciudadanía española, y por ende ha promovido diversas consultas a favor de la independencia, con resultados favorables pero poco vinculantes.

Seguramente te preguntaras porqué este tipo de solicitudes de emancipación es negada de muchas maneras, la respuesta puede resultar cruel, pero hay situaciones gubernamentales que son difíciles de entender.

La independencia de Catalunya a la luz del gobierno central

En reiteradas oportunidades, el gobierno central o bien prefiere hacer caso omiso a la invocación de un referéndum consultivo, o sencillamente no acata los resultados de la consulta popular, pero la cuestión es que no hay respuesta favorable.

Digamos que la principal razón que motiva que Catalunya no se deslinde del territorio español, es que esta localidad junto con Madrid son las que aportan la mayor parte al tesoro de la nación.

Es obvio que resultaría catastrófico para la nación que un evento de esta índole ocurra, pero ciertamente esto no ocurrirá en tanto el gobierno central siga manteniendo la misma postura.

Las bases constitucionales dejan sin fundamento un posible deslindamiento de Catalunya del resto del territorio español, ya que los mismos catalanes en 1978 aprobaron la constitución vigente de España.

Además, no existe una ley electoral que permita que esta clase de eventos pueda generarse, aunque cuando hay situaciones que son insostenibles, no significa que no se pueda implementar un decreto a voluntad del gobierno central.

Consecuencias para los catalanes

Catalunya no depende tanto de España, pero esto no se cumple al revés, tal como el cerrajero https://www.cerrajeros-24h.barcelona/areas/cerrajeros-sarria.html depende de la cerrajería. Esto significa que Catalunya no saldría mal parada ante un posible escenario independentista.

De hecho tendría un superávit considerable, y su desarrollo como nación independiente no sería difícil de vislumbrar, ya que actividades como el turismo, las industrias y la tecnología, harían de Catalunya una nación próspera.

La independencia de Catalunya no afectaría tanto a España, si existiese un reimpulso en la economía de las zonas poco productivas de España, pero, ¿Estarían condicionadas las intenciones de España ante un escenario de esa naturaleza? Sigamos observando.